lunes, junio 19

The Surge

lunes, junio 19

Videojuego: The Surge
Título original: The Surge
Género:
Acción, rol, Rpg, mechas, futuro distópico
Idioma:
Inglés subtitulado al castellano
Jugadores:
1
Fecha lanzamiento:
mayo 2017
Desarrollador:
Deck 13 Interactive
Publisher: Focus Home Interactive
Distribuidor España:
Badland Games
Plataforma:
Ps4, XboxOne, Pc
Duración:
Muy alta
Jugabilidad:
Alta
Puntuación:
9
Reseña: The Surge está ambientado en un futuro distópico, donde nuestro planeta y la propia población cae vertiginosamente hacia un irrevocable declive. De igual ritmo, pero a su favor, avanza la inteligencia tecnológica, la cual supone una gran ventaja para los ciudadanos, quienes pueden realizar trabajos ayudándose de exoesqueletos metálicos, implantados para mejorar su eficiencia. En The Surge encarnamos a Warren, un hombre inválido que acude a la empresa Creo para implantarse un exoesqueleto con el que recuperará la movilidad de sus piernas y podrá realizar trabajos físicos como operario de la empresa.


Durante el proceso de instalación del exoesqueleto, Warren pierde el conocimiento y, al recobrarlo, despertará en un paisaje algo desolado, similar a un pequeño vertedero de chatarra, donde será arrastrado y atacado por una pequeña máquina. Tendremos que controlar a un desorientado Warren, para ayudarle a descubrir qué ha sucedido y cómo debe escapar de la zona de peligro.

El resto de la historia la descubriremos conforme avanzamos en el juego e iremos enriqueciéndola con matices de notas de audio ocultas por el mapa. Estas notas de audio me recuerdan mucho a las de Bioshock porque cumplen la misma misión, encaminadas a mostrarnos poco a poco el fracaso de un sistema utópico. Al igual que en Bioshock, buscar y escuchar las notas de audio han supuesto todo un aliciente para mí, pues así he podido conocer más información sobre el hundimiento del sistema Creo.

Si bien he apuntado que las notas de audio recuerdan mucho a las grabaciones de Bioshock, este videojuego recuerda aún más a la saga Demon´s Souls pero abandonando el plano medieval fantástico por un futuro distópico donde manejamos un mecha. Por lo anterior, el escenario del juego consiste en toda la planta de la empresa Creo, combinándose zonas exteriores y abiertas con recintos cerrados. En general, es un mapa bastante extenso en los que la desolación es la gran protagonista.


The Surge, al igual que los títulos de la saga Demon´s Souls, no podemos dividirlo en fases en sentido estricto, pues siempre que nuestro personaje muera, comenzaremos desde el inicio de una de las zonas principales del juego. Que alcancemos una de estas zonas principales no quiere decir que no podamos volver atrás, es más, desde el inicio hay puertas que no podemos abrir hasta alcanzado un determinado nivel. Tras morir nuestro personaje, todos los monstruos que hayamos eliminado por el camino, salvo los temidos bosses, volverán a aparecer. Eso sí, siempre que avancemos mucho, podremos abrir una puerta o atajo desde dentro, y dejarlos operativos para poder acceder a zonas avanzadas desde muy cerca al inicio del juego, sin tener que recorrerlo de principio a fin en una sola sentada.

Los gráficos de The Surge son espléndidos y no solo me refiero únicamente a los escenarios, pues el personaje y sus enemigos están diseñados a la perfección. Los enemigos iniciales son drones y mechas corrompidos con movimientos iniciales que recuerdan a zombis pero que, cuando divisan a nuestro personaje, inician una carrera, embestida o saltan hacia su objetivo para comenzar a luchar hasta derrotarlo; no obstante, conforme avanzamos en el juego, encontraremos enemigos más sofisticados. Los grandes gráficos van unidos de la mano por la cámara porque podemos controlarla a nuestro antojo, aspecto que se agradece en los combates, sin ver mermada la calidad en los gráficos e incluso podemos configurar su sensibilidad. 

 
Como bien he indicado, la cámara es muy de agradecer en los combates, porque nos resulta muy útil girarla para examinar mejor una zona o incluso observar a los enemigos que nos rodean. Además, tal y como ocurre en la saga Demon´s Souls, podemos fijar a nuestro objetivo para desplazarnos en torno a él y enfocar nuestros ataques en tercera persona. Una vez que tenemos fijado a nuestro rival, podemos seleccionar en qué parte de su cuerpo queremos centrar nuestros golpes. Esto es muy útil porque, en primer lugar, si queremos infringirle más daño, tendremos que atacar a partes que no dispongan de armadura; por otra parte, si nos interesa alguna pieza de su armadura, podemos focalizar nuestros golpes en dicha pieza para amputarla (todo ello culminado en una gratificante animación), aunque de esta manera necesitemos más golpes para neutralizar al rival. Siempre que realizamos movimientos de ataque o fintamos, consumimos nuestra barra de energía, la cual se recupera rápidamente, pero siempre debemos tenerla en cuenta para que nuestro personaje pueda atacar sin verse agotado. Al avanzar un poco en el juego, recibiremos un gran apoyo, pues se pondrá a nuestra disposición un dron que realizará varias acciones según los implantes que le acoplemos. Cuanto más lo avancemos, más útil nos será.

Cuando un enemigo muere, puede dejar caer algún objeto, ya sea porque lo hemos seccionado con nuestra fuerza bruta o porque portaba uno especial como una arma nueva. De cualquier modo, siempre dejará caer chatarra, la cual cumple una función similar a las almas de Demon´s Souls, pues con éstas podremos incrementar la potencia del núcleo del exoesqueleto de nuestro personaje o, dicho de otra manera, subirlo de nivel. A medida que subimos de nivel, podremos desbloquear ranuras para implantes de diversa índole, acceder a zonas cuya entrada debemos sobrecargar usando la potencia de nuestro núcleo y reforzar nuestro exoesqueleto con nuevas y más piezas. Si caemos en combate, perdemos toda nuestra chatarra no almacenada y, al igual que en Demon´s Souls, podemos recuperarla acudiendo al lugar donde nos derrotaron pero ¡tenemos un tiempo límite para ello!


En cuanto al equipo, contamos con la posibilidad de crear nuevas piezas para nuestro exoesqueleto mediante el uso de unos patrones de diseño que iremos consiguiendo, chatarra y partes del cuerpo de enemigos que vamos amputando al focalizar nuestros ataques. Cada parte del cuerpo puede suponer un avance con respecto a nuestra situación inicial, e incluso podemos mejorarlas. Al igual que ocurre en videojuegos en los que lidiamos con armaduras, siempre hay que tener en cuenta que pueden perjudicarnos en cierta forma como, por ejemplo, tornando nuestros movimientos más pesados o gastando más energía en combate. Las armas no se limitarán a una simple barra de acero, pues poco a poco recibiremos otras más desarrolladas y según utilizamos un determinado tipo de arma, se incrementa nuestra destreza con las mismas.

The Surge es un juegazo imprescindible que recuerda muchísimo a la saga Demon´s Souls, pero cambiando la fantasía medieval por un futuro distópico donde controlamos un mecha. Dentro de un planeta y civilización en plena decadencia, se nos presenta como una utopía que fracasa y se vuelve en contra de sus creadores. Nos esperan grandes luchas contra robots, mucho farmeo para superarlos, un gran mapa por recorrer y muchísimas horas de diversión. Si te gustaron los juegos de la saga Demon´s Souls, The Surge es tu juego.

4 comentarios:

Tamara López dijo...

Este no es mucho de mi estilo, a pesar de ser distópico.

Un beso ^^

Lit dijo...

Hola!
Me lo apunto para que le echen un vistazo mi novio, mi hermano y mis primos, a ver si les gusta :p
Un beso!

Aura dijo...

¡Holaa! Me alegra que te haya gustado tanto jjaja yo ahora mismo no juego nada y me da mucha penaaaa...

Un besito

Darlantan8 dijo...

No tengo tiempo pa tanto juego xD

La Estantería de Cho © 2014